Embarazo y urgencias: 7 síntomas que requieren atención inmediata

Las mujeres embarazadas, especialmente las primerizas, tienen diferentes formas de llevar la gestación. Mientras  algunas son tranquilas y no acuden al médico más veces de las que su matrona o ginecólogo programan, hay otras que necesitan seguridad y estar atendidas para evitar el estrés y la ansiedad tan típicos de esta etapa.

La frecuencia de visitas médicas durante el embarazo varía de unas mujeres a otras por diferentes motivos como por ejemplo si recurren a la Seguridad Social o a una clínica privada, si tienen alguna enfermedad crónica que suponga riesgo y necesiten más control, si es un embarazo múltiple, etc.

Sin embargo, hay síntomas a los que todas las gestantes deben estar alerta porque pueden indican que algo va mal y requieran una atención urgente independientemente del tipo de embarazo que se tenga y del momento en el que se encuentre. Por tanto, ante cualquier duda, lo mejor es acudir al hospital o centro de salud habitual para una revisión inmediata.

Aunque muchas veces no supongan grave peligro para la mamá o el bebé sí es cierto que con una atención temprana hay riesgos que pueden evitarse y por ello, los médicos suelen hablar de algunos síntomas que las embarazadas pueden presentar en cualquier momento de su embarazo, especialmente las primeras semanas que son las más importantes para la evolución del feto y el buen desarrollo del embarazo.

¿Cuándo debe una embaraza ir a urgencias?

Aunque hay muchos más casos en los que un embarazo requiere una atención urgente en un hospital o centro sanitario, vamos a destacar 7 síntomas de los más frecuentes que pueden indicar algún riesgo para el bebé o la madre.

Hay que tener en cuenta, que ante cualquier anomalía o sensación diferente que notes o que presientas que no va bien lo mejor es acudir a tu especialista para que sea él quien valore lo que está ocurriendo y tú misma te tranquilices.

1. Dolores abdominales o contracciones

Las molestias abdominales son normales en el embarazo pero hasta cierto punto. Suelen aparecen cuando la gestación está más avanzada y el bebé está colocándose pero a veces se presentan en el primer trimestre. Cuando esas molestias son fuertes y persisten, sin encontrar alivio al poco tiempo de su aparición, lo mejor es acudir al médico de Urgencias, especialmente si te encuentras en las primeras 12 semanas.

Si por el contrario estás en las últimas semanas y comienzas a notar contracciones fuertes y seguidas, diferentes a las de Braxton Hicks que pueden aparecer desde la semana 20 y son esporádicas y apenas dolorosas, también debes acudir a Urgencias por un posible parto prematuro.

2.Vómitos severos

Las náuseas y vómitos son frecuentes en muchas mujeres sobre todo en el primer trimestre del embarazo. Algunas están vomitando hasta el final y otras no lo hacen nunca. Todos los casos son normales pero debes vigilar que los vómitos no sean demasiado severos, no te dejen descansar o estés deshidratada o mareada a causa de ellos.

Si vomitas a diario lo mejor es que acudas al médico para que te diga cómo puedes aliviar ese malestar y si todo va bien, pero si no has tenido vómitos al principio y de repente se producen debes acudir a urgencias para saber a qué se deben y asegurarte de que no hay ningún problema.

3. Hemorragia vaginal

Otro síntoma que puede ser normal es el sangrado vaginal que se produce por ejemplo al comienzo del embarazo (sangrado de implantación), tras una exploración o ecografía vaginal o después de una relación sexual.

Sin embargo, cuando ese sangrado es abundante y de color intenso lo mejor es que acudas inmediatamente a Urgencias porque probablemente haya un riesgo que pueda evitarse con un reposo absoluto durante algunas semanas o incluso hasta el final del embarazo.

4.Dolor de cabeza intenso o fiebre 

Hay mujeres que sufren dolor de cabeza incluso con la menstruación y que durante el embarazo lo siguen teniendo. Pero, cuando esos dolores son intensos y persistes o incluso vienen acompañados de fiebre por encima de los 38º y además no hay otros síntomas de resfriado o catarro que pudieran justificar esa fiebre, no lo dudes y vete al médico de Urgencias o a tu ginecólogo privado.

Quizá esa fiebre venga motivada por una infección de orina o cualquier virus que puede afectar al feto y por tanto necesites un tratamiento farmacológico adecuado para evitar el riesgo de que eso ocurra.

5. Dificultad al respirar

Cuando el bebé está colocado muy arriba y ya ocupa un gran espacio en el útero es normal que te cueste respirar más de lo normal, ya que éste puede estar presionando los pulmones con sus pies o con alguna parte de su cuerpo.

Pero no te quedes tranquila si sientes dolor al respirar, presión o dolor intenso en el pecho e incluso sangrado al toser porque puede indicar algún problema. No dudes en acudir al médico para que sea él quien valore lo que está sucediendo.

6. Varicela o gripe

Enfermedades que no suponen peligro alguno en la mayoría de casos como la varicela o la gripe, sí pueden ser peligrosas si las coges durante el embarazo. Tanto si estás sometida a la posibilidad de contagio porque trabajes en un centro sanitario, un colegio o una guardería o bien porque tengas niños pequeños que contraigan alguna enfermedad vírica, consulta cuanto antes con el especialista.

Si los síntomas ya han aparecido, no esperes para ir a Urgencias y que te ponga cuanto antes un tratamiento.

7.Depresión o ansiedad

Los cambios de estado de ánimo son frecuentes durante el embarazo, incluso muchas mujeres los sufren antes de la menstruación. Que sea normal no quiere decir que tengas que estar triste o muy preocupada durante toda esta etapa porque eso podría ocasionar daños en el desarrollo del bebé. Por tanto, si te sientes decaída, deprimida o con ansiedad comunícaselo a tu médico cuanto antes para que te ayude a enfrentarte a la situación con más calma o te indique cómo debes actuar para sentirte mejor.

Son solo 7 situaciones que, aunque frecuentes, requieren una atención más urgente. Pero, no te obsesiones demasiado e intenta vivir esta etapa lo más tranquila posible disfrutando siempre que puedas de cada momento porque no se repetirá nunca, ya que cada embarazo es diferente.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.